Blog

Hipogamia, ¿Nuevo mercado sentimental?

17 julio, 2019

¿Por qué me cuesta encontrar candidatos idóneos para mis clientas?. 

Esta es la pregunta que consume a muchas empresas de Matchmaking o Matchmakers independientes y la respuesta está en una palabra: Hipogamia.

La posibilidad de las mujeres de encontrar pareja de mayor nivel social y educativo, está desapareciendo en las sociedades desarrolladas. Esto es debido a que el nivel social y cultural de las mujeres actuales es muchísimo más elevado que en el pasado y a medida que sube el nivel educativo de las mujeres, éstas exigen una nueva actitud en sus parejas, lo que está provocando un cambio significativo en el mercado de la búsqueda de pareja.

En España el ratio entre mujeres universitarias y hombres universitarios está en el 0,8, es decir, no hay ni un hombre por mujer con alta formación y ellas van a tener que aceptar un cierto nivel de “hipogamia”, si quieren encontrar pareja. Se conoce la hipogamia como el emparejamiento de mujeres con hombres de un estatus educativo menor.

Aunque las mujeres quieran emparejarse hacia arriba [con parejas de mayor nivel formativo] no pueden. Aquellas que pueden lo harán con parejas de un mismo estatus educativo y social pero aquellas que no puedan, lo tendrán que hacer con una pareja de estatus “inferior”.

El reto de un matchmaker está en evaluar el “gap” formativo y social aceptable por cada clienta.

En la situación actual en la que se encuentra España, las mujeres con mayor formación presentan elevados niveles de soltería. Esperan para emparejarse con un hombre de igual o mayor nivel de formación pero como hay menos, suelen quedarse solas. Además de esto, hay un condicionamiento ideológico. Una mujer con un alto nivel formativo no está dispuesta a emparejarse con un hombre que le exija cumplir un rol tradicional.

Este panorama devuelve una fotografía “difícil” para el Matchmaking: mujeres solas porque no aceptan la hipogamia y hombres adecuados que prefieren mujeres con un rol tradicional y las buscan fuera de España.

El reto, por lo tanto, es: localizar un candidato de un nivel similar al de nuestra clienta (cada día más difícil) o evaluar y negociar un “gap” aceptable para la misma. Sin olvidar el rol que a cada candidato le gustaría en su futura pareja. Por lo tanto, dos palabras claves: nivel y rol.

Un nivel personal se evalúa en cuatro direcciones: formación académica, perfil profesional, nivel educativo y posicionamiento social. Normalmente, los cuatro se retroalimentan. Es decir, a mayor formación, mayor nivel educativo, mejor perfil profesional y mejor posicionamiento social. Pero puede haber excepciones y el “gap” aceptable por nuestra clienta debe analizarse en cada eje. ¿Quizás es aceptable un candidato con menos formación académica pero buena educación, éxito profesional y buen posicionamiento social?. O, ¿quizás es aceptable un candidato con una formación académica menor, una posición social sólida, un nivel profesional medio pero una educación exquisita?.

Cada clienta será un mundo y tu labor será dar respuesta a su “gap” propio.

Respecto del rol puede parecer fácil pero, es como cualquier pregunta sobre el sexo, pocos candidatos te dirán la verdad. ¡El confesar que prefieren un rol tradicional de su pareja no es popular! y menos a determinados niveles sociales. ¡Tu labor será profundizar en sus anhelos más íntimos!.

Ningún algoritmo podrá resolver estas dos cuestiones. En ellas está tu oportunidad como Matchmaker.

Si necesitas ayuda con la localización de candidatos, ¡únete a nuestro Networking MMC!. Puede que otras empresas de Matchmaking o Matchmakers afiliados dispongan de candidatos que se ajusten a los deseos de tus clientes.

Escríbenos y te informaremos.